¿Qué es la Degeneración Macular Asociada a la Edad?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una enfermedad que afecta la visión central que se necesita para realizar las actividades en las que hay que ver directamente hacia delante como la lectura, la costura y el conducir. La degeneración macular no causa dolor pero afecta la mácula, la parte del ojo que permite ver los detalles pequeños. En algunos casos, la degeneración macular relacionada con la edad avanza tan lentamente que las personas no notan cambio alguno en su visión. En otros casos, la enfermedad progresa más rápidamente y puede causar una pérdida de la visión en ambos ojos. En nuestro país, la degeneración macular es la causa más frecuente de la pérdida de visión en las personas mayores de 60 años.



¿Dónde se encuentra la mácula?

La mácula está localizada en el centro de la retina, la capa del globo ocular sensible a la luz y que está situada en el fondo del ojo. La retina inmediatamente convierte la luz o una imagen en impulsos eléctricos y envía estos impulsos, o señales nerviosas, al cerebro.





¿Hay diferentes formas de degeneración macular relacionada con la edad?

Sí. Existen dos tipos de degeneración macular relacionada con la edad: la húmeda y la seca.

¿Qué es la degeneración macular húmeda?

La degeneración macular húmeda ocurre cuando vasos sanguíneos anormales detrás de la retina comienzan a crecer debajo de la mácula. Estos nuevos vasos sanguíneos tienden a ser muy frágiles y frecuentemente gotean sangre y líquido. La sangre y el líquido levantan la mácula de su lugar normal en el fondo del ojo. El daño a la mácula ocurre rápidamente.



Con la degeneración macular húmeda, la pérdida de la visión central puede ocurrir muy deprisa. La degeneración macular húmeda se considera como una forma avanzada de la degeneración macular y es más severa que la forma seca.

Uno de los primeros signos de la degeneración macular húmeda es que las líneas rectas parecen onduladas. Si usted nota éste u otros cambios en su visión, comuníquese con su oculista enseguida. Usted necesita un examen completo del fondo de ojo con dilatación de las pupilas.

¿Qué es la degeneración macular seca?

La degeneración macular seca
se produce cuando las células de la mácula sensibles a la luz se van deteriorando poco a poco haciendo que la visión central se nuble gradualmente en el ojo afectado. A medida que la degeneración macular seca empeora, puede ser que usted note un punto borroso en el centro de la visión. Con el tiempo se pierde progresivamente la visión central en el ojo afectado.



El síntoma más común de la degeneración macular seca es tener la vista un poco borrosa. Usted puede tener problemas reconociendo los rostros de las personas. Tal vez necesite más luz para leer y para realizar otras tareas. La degeneración macular seca generalmente afecta ambos ojos, pero se puede perder la vista en un ojo mientras que el otro ojo parece no estar afectado.

Si por causa de la degeneración macular seca usted tiene una pérdida de visión en un solo ojo, es posible que no note ningún cambio en su visión en general. Mientras que el otro ojo vea con claridad, usted todavía podrá conducir, leer y ver los detalles pequeños. Usted solamente notará cambios en su visión si la degeneración macular afecta a ambos ojos. Si usted tiene visión borrosa, vaya a un oftalmólogo para que le haga un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas.


¿Puede la degeneración macular avanzada ser de la forma seca o de la forma húmeda?

Sí. Tanto la forma húmeda como la forma seca avanzada se consideran degeneración macular avanzada. La pérdida en la visión puede ocurrir en cualquiera de las dos formas. En la mayoría de los casos, solamente la degeneración macular avanzada puede causar pérdida en la visión.

Las personas que tienen
degeneración macular avanzada en un ojo tienen más riesgo de desarrollar la forma avanzada en el otro ojo.

¿Cuál es más común, la forma seca o la forma húmeda?
La forma seca es mucho más común. Más del 85 por ciento de todas las personas con degeneración macular intermedia o avanzada tienen la forma seca.

Sin embargo, si solamente se considera
la degeneración macular avanzada, alrededor de dos tercios de los pacientes tienen la forma húmeda. Debido a que casi toda la pérdida en la visión resulta de la forma avanzada de la degeneración macular, la forma húmeda produce un número considerablemente mayor de pérdida de visión que la forma seca.

¿Puede la forma seca convertirse en húmeda?
Sí. Todas las personas que tienen la forma húmeda tuvieron la forma seca primero.

La forma seca puede avanzar y causar pérdida de visión sin convertirse en la forma húmeda. La forma seca también puede repentinamente convertirse en la forma húmeda, aún en la etapa inicial de la degeneración macular. No hay manera de predecir si la forma seca se convertirá en húmeda, ni cuando lo hará.

¿Quién tiene riesgo de desarrollar la degeneración macular relacionada con la edad?

La degeneración macular relacionada con la edad puede ocurrir en los adultos de mediana edad. El riesgo aumenta con los años. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Fumar.
  • Obesidad. Las investigaciones sugieren que hay una conexión entre la obesidad y el progreso de la etapa inicial e intermedia de la degeneración macular a la etapa avanzada.
  • Raza. Los blancos tienen mucha más probabilidad que los afroamericanos de perder la visión por causa de la degeneración macular.
  • Historial familiar. Las personas con familiares que han tenido degeneración macular tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Sexo. Las mujeres parecen tener mayor riesgo que los hombres.



¿Cómo se detecta la degeneración macular relacionada con la edad?

La degeneración macular relacionada con la edad se detecta haciéndose un examen completo de los ojos que incluye:

  • Prueba de agudeza visual. En esta prueba se usa una tabla optométrica para medir su vista a diferentes distancias.
  • Examen con dilatación de las pupilas. Para dilatar o agrandar las pupilas, el oculista le pone unas gotas en los ojos. El oculista mira a través de un lente de aumento especial para examinar la retina y el nervio óptico para ver si hay señales de degeneración macular u otros problemas de los ojos. Después del examen, su visión de cerca podrá permanecer borrosa por varias horas.
  • Tonometría. Se utiliza un instrumento para medir la presión dentro del ojo. Para esta prueba, el oculista puede ponerle unas gotas para adormecer sus ojos.
Es posible que su oculista también le haga otras pruebas para aprender más sobre la estructura y la salud de sus ojos.
Durante el examen de los ojos, el oculista también le puede pedir que mire a
una rejilla de Amsler. El diseño de la rejilla se parece a un tablero de ajedrez. Le pedirá que se cubra un ojo y que fije la vista en el punto negro situado en el centro de la rejilla. Mientras usted observa el punto, es posible que note que las líneas rectas parezcan onduladas. De igual manera, le puede parecer que faltan algunas de las líneas. Estas pueden ser señales de la degeneración macular relacionada con la edad.

Si su oculista sospecha que usted tiene
degeneración macular húmeda, puede sugerirle que se haga una angiografía fluoresceínica. Para esta prueba se le inyecta un tinte especial en una vena de su brazo. Se toman fotografías cuando el tinte pasa por los vasos sanguíneos en la retina. Esta prueba le permite a su oculista detectar si tiene algún vaso sanguíneo que está goteando y así puede recomendar algún tratamiento.

¿Cómo se trata la degeneración macular seca?

Una vez que
la degeneración macular seca alcanza la etapa avanzada, ningún tipo de tratamiento puede prevenir la pérdida de visión. Sin embargo, el tratamiento puede retrasar y posiblemente prevenir que la degeneración macular intermedia progrese a la etapa avanzada en la que ocurre la pérdida de visión. El Estudio de Enfermedades de la Visión Relacionadas con la Edad (AREDS, por sus siglas en inglés) del Instituto Nacional del Ojo encontró que si se tomaba una formulación específica de dosis altas de antioxidantes y zinc, se reducía considerablemente el riesgo de la degeneración macular avanzada y de la pérdida de visión asociada. Demorando el progreso de la etapa intermedia de la degeneración macular relacionada con la edad a la etapa avanzada, podría salvar la visión de muchas personas.

¿Cómo se trata la degeneración macular húmeda?

La degeneración macular húmeda puede ser tratada con inyecciones intraoculares de medicamentos antiangiogénicos (fármacos antagonistas del VEGF).  Niveles altos anormales de un factor de crecimiento ocurren en ojos con la degeneración macular húmeda y promueve el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos anormales. Esta terapia impide los efectos del factor de crecimiento.

Sin título1Sin título2


Usted necesitará varias inyecciones que pueden ser administradas una vez por mes.  El ojo se adormece antes de cada inyección.  Este tratamiento puede retrasar la pérdida de la visión causada por la degeneración macular y en algunos casos puede mejorar la visión.

¿Qué puedo hacer si por la degeneración macular relacionada con la edad ya he perdido parte de mi visión?

Si usted ha perdido parte de su visión por la degeneración macular relacionada con la edad, no tenga miedo de utilizar sus ojos para leer, ver televisión y realizar otras actividades de rutina. El uso normal de sus ojos no causará daño adicional a su visión.
Si usted ha perdido parte de su visión por esta enfermedad, pregúntele a su oculista sobre los servicios y aparatos para la baja visión que le puedan ayudar a utilizar mejor el resto de visión que le queda. Pídale que lo refiera a un especialista en baja visión.

Los científicos están:

  • Estudiando la posibilidad de transplantar células saludables a la retina enferma.
  • Evaluando familias con antecedentes de degeneración macular relacionada con la edad para comprender los factores genéticos y hereditarios que pueden causar la enfermedad.
  • Observando ciertos tratamientos anti-inflamatorios para la forma húmeda de la enfermedad.
Estas investigaciones pueden proporcionar mejores maneras para detectar, tratar y prevenir la pérdida de visión en las personas con degeneración macular.


¿Qué puedo hacer para proteger mi vista?

  • Forma seca. Si usted tiene la forma seca de degeneración macular, usted debe hacerse un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas por lo menos una vez al año. Su oculista puede vigilar su enfermedad y comprobar si tiene alguna otra patología en los ojos. Asimismo, si usted tiene degeneración macular intermedia en uno o en ambos ojos, o degeneración macular avanzada en un solo ojo, su médico le puede sugerir que tome fármacos que contengan niveles altos de antioxidantes y de zinc.
  • Ya que la forma seca de degeneración macular se puede convertir en húmeda en cualquier momento, usted debe obtener una rejilla de Amsler de su oculista. Utilice la rejilla todos los días para evaluar su visión y ver si hay señales de degeneración macular húmeda. Esta prueba rápida funciona mejor en las personas que aún tienen una buena visión central. Hágase la prueba en cada ojo por separado. Cúbrase un ojo y mire a la rejilla. Después cúbrase el otro ojo y mire a la rejilla. Si usted detecta cualquier cambio en la apariencia de esta rejilla o en su visión diaria al leer el periódico o ver la televisión, hágase un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas.
  • Forma húmeda. Si usted tiene degeneración macular húmeda y su médico le aconseja recibir tratamiento, no espere. Después de la inyección intraocular de fármacos antiangiogénicos usted necesitará exámenes frecuentes de los ojos para detectar si vuelven a desarrollarse vasos sanguíneos que gotean. Los estudios muestran que las personas que fuman tienen mayor riesgo de volver a tener problemas que las que no fuman.

Además, debe revisarse la vista en su casa usando la rejilla de Amsler. Si nota algún cambio, solicite una cita con su oculista inmediatamente.

¿Puede mi estilo de vida hacer alguna diferencia?
Su estilo de vida puede jugar un papel en reducir su riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad.

  • Coma una dieta saludable con muchos vegetales de hojas verdes y pescado.
  • No fume.
  • Mantenga su presión sanguínea normal.
  • Controle su peso.
  • Haga ejercicio.

¿Qué le debería preguntar a mi oculista?

Usted se puede proteger contra una pérdida de visión manteniendo una buena comunicación con su oculista. Hágale preguntas y obtenga la información que usted necesita para protegerse usted y su familia de las enfermedades de los ojos.

¿Cuáles son algunas de las preguntas que debo hacer?

Sobre mi enfermedad de los ojos u otro problema relacionado...
  • ¿Cuál es mi diagnóstico?
  • ¿Qué causó este problema?
  • ¿Cómo se puede tratar este problema?
  • ¿Cómo puede este problema afectar mi visión ahora y en el futuro?
  • ¿Debo estar pendiente de algún síntoma en particular y avisarle si ocurriese?
  • ¿Debo cambiar algo en mi estilo de vida?

Sobre mi tratamiento...
  • ¿Cuál es el tratamiento adecuado?
  • ¿Cuándo empezaré mi tratamiento y cuánto tiempo durará?
  • ¿Cuáles son los beneficios de este tratamiento y cuánto éxito suele tener?
  • ¿Cuáles son los riegos y los efectos secundarios asociados con este tratamiento?
  • ¿Hay alguna comida, medicamento o actividad que debo evitar mientras esté siguiendo este tratamiento?
  • Si mi tratamiento incluye tomar medicamentos, ¿qué debo hacer si se me olvida una dosis?
  • ¿Hay otros tratamientos disponibles?

Sobre mis exámenes...
  • ¿Qué tipo de exámenes me van a hacer?
  • ¿Qué resultados debo esperar de estos exámenes?
  • ¿Cuándo me darán los resultados?
  • ¿Qué tengo que hacer en particular para prepararme para algunos de estos exámenes?
  • ¿Cuáles efectos secundarios o riesgos tienen estos exámenes?
  • ¿Necesitaré pruebas adicionales en el futuro?

Otras sugerencias
  • Si usted no entiende las repuestas de su oculista, sígale haciendo preguntas hasta que entienda todo lo necesario.
  • Tome notas o pídale a un familiar o amigo que lo haga. También puede traer una grabadora para que le ayude a acordarse de lo que habló con el oculista.
  • Pídale a su oculista que le dé las instrucciones por escrito.
  • Pídale a su oculista que le dé algún folleto informativo sobre su enfermedad.
  • Si usted aún no entiende bien las respuestas de su oculista, pregúntele dónde puede obtener más información en español sobre su enfermedad.
  • Otros profesionales de la salud, como las enfermeras o el farmacéutico, pueden ser buenas fuentes de información sobre su enfermedad. Hable con ellos también.

Hoy, los pacientes juegan un papel más activo en el cuidado de su salud. Sea un paciente interesado con relación al cuidado de sus ojos.