Adaptación de lentes de contacto


Indudablemente, la corrección con gafas de los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) dista mucho de ser la ideal, ya que obliga a llevar un armazón sobre la cara. Además, las gafas producen aberraciones, en especial en las graduaciones elevadas, y no todas las situaciones pueden corregirse de forma adecuada.


Si a ello agregamos el factor estético que puede ser altamente trascendente para muchas personas, así como las limitaciones que el uso de las gafas tiene en los deportes y ciertos trabajos, estaremos de acuerdo en que existen otras solucione mejores.
Las lentes de contacto son una alternativa para la corrección de los defectos de refracción tales como miopía, hipermetropía y astigmatismo.
 
Existen diversos tipos de lentes de contacto. Según el material de fabricación y consistencia tenemos duras o rígidas, semi-rígidas o gas permeable, blandas y de color o cosméticas. Según la duración tenemos las desechables (diarias, semanales, quincenales, mensuales o trimestrales) o las convencionales, que suelen ser anuales o bianuales.


En la actualidad las lentes de contacto permiten el flujo libre de las lágrimas por la superficie de la córnea y son bien toleradas.


Las lentes blandas están hechas de plástico blando, capaz de absorber agua lo mismo que una esponja, y exceden ligeramente el diámetro corneal. La ductilidad de las lentes las hace extremadamente cómodas.

Las
lentes de contacto de color tienen la misma eficacia que las de contacto convencionales. La única diferencia radica en que modifican el color de los ojos, escogiéndose generalmente tonalidades de colores verde y azul.



Los colores que tienen mayor demanda en lentes de contacto de color son: azul, verde, zafiro, castaño, avellana, miel y gris, mientras que aquellas personas que ya tienen ojos claros en general intensifican su tono con azul, verde y aguamarina.
No tienen más que un fin estético, permitiendo a las personas modificar su color natural por uno que siempre han deseado tener.
En ocasiones se utilizan lentes de contacto de color que incluso no tienen ningún tipo de aumento, siendo usadas exclusivamente para modificar el color de los ojos sin la finalidad de mejorar la visión.