¿Qué es la catarata y en que consisten las técnicas de facoemulsificación?

La catarata una enfermedad progresiva que consiste en un enturbiamiento de la lente natural que está en el interior del ojo (cristalino), impidiendo el paso correcto de los rayos de luz al interior del ojo. Generalmente aparece con la edad.



Las cataratas pueden afectar a cualquiera persona, no existiendo predilección de sexo ni de raza.

Los
síntomas más frecuentes son: visión nublada, visión opaca de los colores, deslumbramiento, mala visión nocturna, visión de humo, etc. y obviamente disminución de la visión, que algunas veces los propios afectados no perciben porque la pérdida visual suele ser gradual y paulatina. Ante la presencia de algunos de estos síntomas se debe acudir al oftalmólogo, porque un diagnóstico temprano permite sentar la indicación quirúrgica y recuperar la visión perdida.

El único
tratamiento posible para las cataratas es la cirugía mediante la técnica de facoemulsificación. Esta es la más avanzada que existe hoy en día en el mundo, y ofrece muchas ventajas, permitiendo una rápida recuperación visual del paciente. Consiste en una cuidadosa microincisión corneal que no requiere puntos de sutura y a través de la cual se introduce un fino instrumento que emite ultrasonidos, disuelve la catarata y la aspira. A continuación se implanta una lente especial intraocular plegable que cabe a través de la microincisión de 1-2 mm. Ésta se expande luego de forma perfecta dentro del ojo.


Esquema de una extracción de catarata
mediante facoemulsificación cristaliniana


En la actualidad, lo ideal no es sólo recuperar la visión para lejos, sino lograr buena visión a todas las distancias y así poder leer sin gafas. Esto es ya una realidad con las
lentes intraoculares multifocales. Pero será sólo tras un examen oftalmológico cuando se determine si el paciente es apto y no tiene ninguna contraindicación para este tipo de lentes.
La facoemulsificación es una técnica muy refinada que en manos expertas tiene una de las más altas tasas de éxito en medicina (98%). Los riesgos, aunque posibles (infección, edema, entre otros) pues toda cirugía implica riesgos, son realmente poco probables.


Catarata muy evolucionada

Es un error esperar a estar prácticamente ciego para operarse, o a que las cataratas "maduren" antes de operarse, ya que permanecerá mucho tiempo sin ver correctamente y la cirugía será más difícil y con mayor riesgo de complicaciones. Por ello, la cirugía debe plantearse tan pronto las cataratas causen un grado de disminución de la visión tal que dificulte sus actividades cotidianas. Mas aún hoy dia en que la tecnología de las lentes intraoculares ha hecho progresos que hasta hace pocos años eran inimaginables.


El Dr. Javier Ascaso en el curso de una técnica de facoemulsificación cristaliniana